Páginas vistas en total

sábado, 3 de septiembre de 2011

Quira a vuelto a nacer

Nerón nació "de pie" o como dicen por mi tierra "con el pan debajo del brazo", criado como uno más de la familia. No es el perro, es Nerón, solo falta consultarle las decisiones que se toman en la casa (a veces sería mejor preguntarle). Duerme a los pies de la cama, ¡nó! duerme, mejor dicho encima de la cama y hay que pedirle permiso cuando queremos sentarnos en alguno de los sillones del salón donde él descansa.
Nerón pertenece a la raza de los West Highland white terriers o a los llamados más familiarmente "Westy" y es un perro que sabe dar a cada uno lo que quiere, si quiere jugar, sabe con quien tiene que ir, si quiere pasear, enseguida se acerca al o a la que normalmente le saca a corretear por el parque. Es un perro sociable y cariñoso aunque un poco anarquico y no muy obediente, pero es ideal para tenerlo en casa (todo no puede ser perfecto).

Quira asoma la cabeza entre los contenedores, controlando que no haya nadie cuando intente abrir la bolsa de basura que algún desaprensivo deja fuera del cajón, vigilando, a la vez que come, para estar preparada y correr si alguien se acerca. No la llames porque saldrá por patas.
Nerón sale a dar su paseo matinal diario, hace sus necesidades, olisquea alguna de las hembras (que no sea muy grande) del parque . Media hora de caminata y vuelve a casa donde le espera uno de los sillones del salón para descansar después del ejercicio.

Hemos puesto una lata con agua y un poco de las sobras de la comida cerca de la puerta de la casa, Quira observa esto pero no se atreve a acercarse, imaginamos  que la relación con las personas no ha debido ser buena, puede que sea un poco arisca, pensamos, aunque sabemos que está detrás de los contenedores observandonos.
Vengo cargado del súper con un par de bolsas de comida para Nerón, de una marca especial que le va muy bien para su delicado estomago, la última que compramos le producía diarrea, el pobre lo pasa muy mal cuando algo no le sienta bien.

Quira ha aprovechado que no estabamos para acercarse a comer un poco, ahora somos nosotros los que la observamos sin que ella se de cuenta, si nos vé correrá como alma que lleva el diablo y seguramente no volveriamos a verla.
A Nerón le toca hoy visita al veterinario, parece que le molesta un oido, tiene la oreja roja y hemos decidido llevarlo, hay que comprar unas gotas en la farmacia que hay que ponerle tres veces al día.
Quira nos ha visto, pero no ha corrido, poco a poco nos vamos acercando a ella, creo que en pocos días lo conseguiremos.
Es una perra grande, hay debate para saber de que raza se trata, yo creo que es un perro pero me dicen que una snauzer, yo sigo pensando que es un perro.

Poco a poco hemos conseguido acercarnos a la perra (porque es una perra), el animal está en los huesos, sus orejas están rojas, no sabemos si le duele el oído, lo que si las tiene repletas de garrapatas que se están llevando la poca sangre que le queda. su cabeza está llena de "matauras" hechas por los humanos para que tenga buen recuerdo de ellos, aunque Quira a sentido que puede que por esta vez no le hagan daño.
Nerón sale a pasear de nuevo, es su paseo vespertino, juega con otras hembras privilegiadas, con los machos no tiene buen feeling, hay que sujetarlo para que no entre en una trifulca de las que normalmente no sale muy bien parado.

Hemos llevado a Quira al veterinario, a curarle las heridas y a limpiarle de garrapatas, la perra se está encariñando y los miembros de la familia también, creo que se avecinan problemas, me lo veo venir.
En pocos días Quira coge peso, poco a poco se le van curando las heridas, aunque las marcas de la cabeza le van a durar bastante tiempo, duerme bajo techo de forma provisional al abrigo del frío y del viento.
Tengo que ir a trabajar, son las siete de la mañana, Nerón duerme sobre la cama entre mis dos piernas, intento no hacer ruido para no despertarlo, como sigamos así tendré que dormir en la alfombra.
Tal y como pensaba y después de una encarnizada lucha de todos contra uno, han decidido adoptar a Quira. La perra corretea por la casa que está en obras, cuando abres la puerta enseguida viene a recibirnos y pone sus grandes patas delanteras sobre el pecho, ahora es feliz y se ha decidido que no vuelva a los contenedores.

Hoy es un día especial, Quira va a ser presentada en sociedad, un buen lavado con un chmpú especial que huele muy bien. Nerón, esta es Quira. Quira, te presento a Nerón. Se observan muy fijamente, durante unos segundo ninguno reacciona, la perra es tres veces mas grande que el perro, a Nerón parece que no le hace mucha gracia que venga otro animal a ocupar parte de su espacio. Son imaginaciones nuestras, al rato los dos corretean por la casa, jugando, aunque a Nerón no le gusta que la perra le eche la pata por encima.
Ahora, Nerón sigue durmiendo en la cama y en los sillones, a Quira no se le ocurre dormir fuera de su rincón asignado en la casa ni de interrumpir a Nerón cuando come, ella se conforma con su pequeño mundo asignado en la casa.

                                                                                                    Dedicatoria
                                                                                     de Quira para Marlén e Israel

1 comentario:

  1. Bueno Manolo, como tu dices, ya te falta menos para dormir en la alfombra.

    ResponderEliminar