Páginas vistas en total

sábado, 10 de agosto de 2013

Parque Nacional Peneda-Gerês (en coche) 1º día.

Vamos a entrar en el Parque por una entrada poco habitual, ya que aunque entremos desde Galicia, no es la entrada principal que sería por Porta de Homem, nosotros lo vamos a hacer por Lamas de Mouro. 
Cruzamos la frontera por el puente sobre el Miño entre Arbo y Melgaço, vamos a echar un vistazo a las Termas de Melgaço, unos baños con propiedades contra la diabetes y el hipercolesterol, además Melgaço tiene un pequeño y coqueto castillo con una gran torre que data del siglo XII.

Termas de Melgaço

Agua agria

Termas de Melgaço

Castillo de Melgaço

Castillo de Melgaço
Desde Melgaço tomamos la M501 y la M1140, hacemos una parada en Fiaes, hay una bonita iglesia cisterciense, la Iglesia de Sta. María, merece la pena darse una vuelta.

Iglesia de Sta. María de Fiaes
Llegamos al parque a una de las cuatro entradas, la de Lamas de Mouro, aunque encontramos su Centro de Interpretación cerrado, es la hora de comer en Portugal.
Centro de Interpretación de Lamas de Mouro
 Tomamos la carretera que se dirige al sur dirección Peneda, a partir de ahora hay que tener cuidado, te puedes encontrar cualquier cosa en las estrechas carreteras del parque, una vaca, una señora paseando o algún labriego montado en su pollino, carreteras con pendientes y rampas con un alto porcentaje de desnivel que hace que los coches cargados suden la gota gorda y se cargue la nariz del olor a quemado de los embragues por los continuos cambios. Llegamos al Santuario de Ntra. Sra. de Peneda, un magnifico templo con una gran escalinata de 300 escalones y  algunos descansos con altares representando figuras de Cristo.
Santuario de Ntra. Sra. de Peneda
Ntra. Sra. de Peneda

Ntra. Sra. de Peneda
Continuamos al sur hasta un desvío a la izquierda que sube a San Bento do Cando, un pequeño y bonito pueblo donde el olor a quemado vuelve a nuestro coche. El pueblo se encuentra engalanado pero no vimos un solo habitante, recorremos sus calles con casas de piedra y volvemos de nuevo al cruce anterior.
San Bento do Cando
Llegamos a Rouças, esta sierra de Peneda está poco dotada de infraestructura turistica, o sea que te puedes quedar sin comer perfectamente si no tienes claro donde hacerlo, como nosotros, al final encontramos un restaurante a la entrada de Soajo, el restaurante Borralho, estaban a punto de cerrar pero nos vieron la cara y pudimos comer.
Rouças
 
Restaurante Borralho en Soajo
En Soajo se encuentran los Espigueiros de Soajo un grupo de horreos sobre un cerro sin una colocación precisa pero formando una bonita construcción.
Espigueiros de Soajo
 Tomamos la M530 y nos desviamos a la derecha para cruzar el río Lima por el Barragen de Lindoso, una nueva parada para ver el embalse. Tenemos dos opciones, volver atrás o entrar de nuevo en España para entrar de nuevo en el parque por la sierra de Gerês, optamos por la segunda por lo que salimos a España por la OU540 y giramos a la derecha dirección Lobios por la OU312 y entrar de nuevo en el Parque por Portela do Homen.
Garganta en Gerês
 La cosa cambia, gran cantidad de coche en su centro de interpretación y dos funcionarios del parque que te cobran 1,5 € por entrar con el coche, preciosos bosques secundan esta carretera que va en dirección Suroeste, con gargantas donde la gente se baña o toma el sol, y que desciende hasta Caldas de Gerês donde hay gran cantidad de sitios para pernoctar y comer a ambos lados de la carretera y gente por todos lados, tuvimos que preguntar para encontrar nuestro alojamiento en Alqueirao, situado junto al gran puente sobre el río Caldo. el Hotel Eco Salvador, un agradable sitio en un bonito enclave.
Hotel Eco Salvador en Alqueirao

Piscina del hotel Eco Salvador
Son las siete de la tarde cuando llegamos, descargamos y un bañito en la piscina del hotel y un descanso merecido después de unas pocas horas de coches y de múltiples paradas para ver los lugares más emblemáticos del recorrido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario