Páginas vistas en total

sábado, 27 de julio de 2013

A patear la Costa Vasca. Hondarribia


       Es mediodía cuando llegamos a Hondarribia, la ciudad se encuentra al límite con Francia sólo separada de ella por la desembocadura del Bidasoa, creo que no se puede acceder con el coche al casco histórico y nuestro hotel se encuentra en el centro y en la parte más elevada de la ciudad amurallada, aparcamos y subimos a pie. En el hotel nos dicen como podemos subir para descargar pero hay que aparcar fuera de las murallas.

Hondarribia
 Nos alojamos en el hotel San Nikolas junto al parador en Plaza de Armas y un punto privilegiado desde donde se puede ver el Bidasoa con sus barquitos y al otro lado, Hendaya ya en el lado francés. Un agua para quitarnos el polvo del camino y a patear.
Plaza de Armas, la fachada celeste el Hotel San Nikolás
Desde Plaza de Armas podemos bajar unas escaleras o un ascensor hasta el camino que sigue la Rivera izquierda del Bidasoa, un agradable paseo hasta el puerto y la playa de Hondarribia, vuelta atrás siguiendo un carril bici, donde las hortensias campan a sus anchas por cualquier punto de la ciudad.
Hendaya, al otro lado del Bidasoa
Puerto de Hondarribia
Playa de Hondarribia
 
Hortensias por todas partes
Llegamos al centro neurálgico donde hay cuatro calles en paralelo, la más importante la calle San Pedro toda llena de chiringuitos aunque la más bonita es la calle Santiago, con unas pequeñas plazuelas muy bonitas, de ella parte una escalera eléctrica que sube a la calle Soroeta a un nivel superior con buenas vistas del río y de la ciudad.
Típica casa vasca
 
Arrantzale Auzoa



Es hora de ver los bares de tapas y pintxos de este pueblo famosos en Euskadi, la calle San Pedro se encuentra llena de gente entramos en el bar Embata, aunque es famoso por las kokotxas de bacalao pedimos el pulpo que no estaba nada mal, ya de paso aprovechamos para tomar unos txacolís, aunque el mas famoso de los bares de tapas es el Gran Sol, los numeros uno entre los pintxos son el Huevo al Oro y el Jaizkibel, son algo mas caros que los demas pero no exagerados y merece la pena por su elaborada preparacion.
Taberna Gran Sol
El Huevo al oro y el Jaizkibel
Sigue el buen ambiente por la calle San Pedro con música en directo en alguno de sus bares, un pequeño descanso antes de volver al casco antiguo para verlo de noche, 
cruzamos la muralla por una de sus puertas y recorremos sus empinadas calles con sus fachadas bien conservadas donde no hay ese movimiento de turistas al no haber tiendas dedicadas al turismo y por donde se puede pasear con tranquilidad la Kale Nagusia o calle Mayor que sube hasta Plaza de Armas donde se encuentra el castillo de Carlos V actualmente convertido en parador nacional, la calle San Nikolas y todo el conjunto en sí.
Entrada al Casco Antiguo

 
Plaza Guipuzkoa
Nos encontramos cansados del viaje y del pateo de la tarde por lo que aprovechamos para sentarnos en la plaza en una de sus terrazas y en la misma puerta del hotel a disfrutar de la noche y de la temperatura en la zona más elevada de Hondarribia.
Castillo de Carlos V, parador de Hondarribia
Pernoctación: Hotel San Nikolás 8
Relacion calidad/precio 7

No hay comentarios:

Publicar un comentario