Páginas vistas en total

miércoles, 8 de agosto de 2012

A patear Noruega. Volando al norte

Día 8
De Beitestolen a Oslo y vuelo a Tromso
La mañana ha salido más o menos como la de ayer, bastante nebulosa y con una lluvia suave, es una pena dejar Beitostolen pero tenemos que avanzar, hay que llegar al aeropuerto Gardemoen de Oslo para tomar un vuelo hasta el norte, concrétamente a Tromso, así que tomamos la 51 dirección Fagerness, enseguida paramos en Hegge, nos cae de paso una iglesia de madera, es curioso, tiene un sello para sellar las visitas, hacemos una pequeña parada y continuamos por la 51, comienzan a verse algunos claros entre los bancos de nieblas que cubren las montañas.
Campanario de la iglesia de Hegge
 Al llegar a Fagerness tomamos la E 16 dirección Oslo, al llegar a Bagn nos desviamos a Reinli, donde hay una nueva iglesia de madera, se encuentra situada en lo alto de un cerro por lo que hay que ascender con los coches con el consiguiente sufrimiento del Toyota Avensis que da lo que da y no más.
Iglesia de Reinli
 Vemos al llegar que hay una celebración, un bautizo para ser mas exactos y las mujeres van vestidas con trajes típicos, los hombres con un traje de chaqueta normal pero ellas llevan trajes muy vistosos, aparte de la celebración la iglesia de por sí merece la pena, es algo diferente de las demás.
Una chica con traje de celebración
 Acabada la visita descendemos de nuevo a la E 16 hasta llegar a Honefoss hay muchas flores junto a la carretera, parecidas a jacintos y de varios colores, 
Flores junto a la carretera
Junto a la iglesia de Reinli
donde tomamos la 35 y desde donde nos desviamos un poco para visitar la fábrica de vidrio Hadeland Glassverk, es la fábrica más antigua de Noruega y no me refiero a fábrica de vidrio sino a la empresa más antigua del país y uno de los lugares más visitados. Vemos que hay gran cantidad de gente,  en la fábrica se puede ver a los trabajadores soplando el cristal, gran cantidad de exposiciones, tiendas, bares y restaurantes para pasar el día, además de atracciones para niños.
Fábrica de cristal
 Volvemos a la 35, paramos enseguida en una zona de recreo para comer con mesas cubiertas con los tejadillos sembrados de hierba.
Hora de comer
 Cuando terminamos de comer, seguimos la 35 hasta llegar al aeropuerto Gardemoen, tenemos que tomar un vuelo a las 18:50, hacemos el ritual de despedida de los dos coches que nos han servido para recorrer el sur del país y a esperar.
Esperando el vuelo
  Pasamos el control de seguridad sin ningún contratiempo, el contratiempo vino después, Miguel y yo vamos a dar una vuelta, unas lucecitas de colores situadas en una puerta te invitan a pasar, es la entrada al Duty Free internacional, buenos precios para comprar alguna botella de vino pero al pasar por la caja nos dicen que no podemos estar allí, que nosotros tenemos un vuelo nacional, al volver atrás ya no podemos, intentamos pasar entre los guardias pero a Miguel le permiten el paso, a mí el vigilante me invita a darme la vuelta, yo con mi corto inglés intento averiguar cual es el problema pero no me permite volver con el grupo, menos mal a otro empleado del aeropuerto bastante más amable que el segurata de turno y que hablando despacio me explica que tengo que volver a salir del aeropuerto y volver a entrar y hacer de nuevo todo el proceso, ahí me veo recorriendo todos los pasillos del aeropuerto buscando la salida y luego buscar la entrada, pasar de nuevo el control de seguridad y esperar no llegar tarde al embarque. Puede orientarme sin gps y llegar con tiempo aunque el grupo estaba preocupado por donde andaba.
Nieve y nubes desde el avión
 El vuelo lo hacemos con Norwegian, una compañia interna, bastante buena por cierto. Llegamos a Tromso a las 20:20 con un frío que corta el cutis, hemos alquilado una furgoneta para los ocho, vamos a ir todos juntos en este periplo por el norte, será más divertido. La compañia de alquiler nos da una Ford Transit que recogemos enseguida y nos vamos al hotel que lo tenemos cerca del aeropuerto en un poligono industrial por el que tuvimos que dar un monton de vueltas hasta encontrar la vía de entrada.
Hotel Scandic de Tromso
 Nos quedamos en el hotel Scandic, y como siempre, dejamos las maletas y salimos por piernas, vamos a aprovechar el resto de la tarde para ver Tromso. Para llegar al centro de la ciudad desde el hotel Scandic hay que pasar un largo túnel, esto es normal ya que hay túneles por todos lados, lo gracioso es que hay rotondas bajo tierra.
Paseando por Tromso
 Aparcamos y cenamos en un garito de comida rápida, y aprovechamos para visitar la ciudad, en Tromso se encuentra el Burger King más septentrional de Europa,
Biblioteca de Tromso
Iglesia 
Puerto de Tromso
 una biblioteca de estilo modernista y una iglesia clásica de las de madera cerca de las casas y almacenes de madera situados junto al puerto, donde llegan cruceros que hacen un recorrido por el Ártico.
Son las 12:10 h.y de día
 Después de las doce con una claridad casi total volvemos al hotel, mañana toca probar la Transit, hay que hacer bastantes kilómetros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario