Páginas vistas en total

domingo, 5 de agosto de 2012

A patear Noruega. La carretera de los Trolls

Día 6
De Alesund a Beitestolen
Otro día que no madrugamos, anoche con el paseito seminocturno casi sin darte cuenta te da la una de la madrugada y empezaba el sol a despuntar cuando nos acostamos y a las 8 de la mañana estábamos desayunando en el albergue, en una hora partimos de Alesund.
Son las 9 de la mañana cuando tomamos la E136 para salir de la ciudad por donde entramos ayer hasta Linge donde nos dejó el ferry, hace un día esplendido para disfrutar del paisaje. En Linge tomamos la 63 o carretera de los Trolls. Pasamos una bonita ciudad Valldal, hay boda en esos momentos, los invitados saludan  a la pareja a la puerta de la iglesia, mas o menos como se hace por aquí.
Mirador de Valldal
 En el valle de Valldal hay un mirador por el que merece la pena hacer una parada, se encuentra situado sobre una cascada y tiene un centro de interpretación muy moderno aunque no rompe con el paisaje, ya se han cuidado por aquí de mantener ese equilibrio.
Valldal
 Aparcamos y nos dirigimos al mirador, el agua cae con mucha fuerza por un estrecho paso entre rocas, visita al centro de interpretación donde nos llamó la atención los baños, bastante diferentes a lo visto hasta ahora, algunas fotos del lugar y a continuar.

 Comenzamos el ascenso con los coches, parece que el Avensis no huele mucho a quemado, volvemos a tener las nieves a ambos lados de la carretera.
Alto de la carretera 63
 Llegamos al alto, abandonamos la comunidad de Norddal para entrar en la comunidad de Rauma, grandes picos rodean el puerto, volvemos a parar y a disfrutar del momento, una furgoneta con un matrimonio italiano para junto a nosotros, por lo demás, silencio.
Al fondo el centro de interpretación de la carretera de los Trolls
 Descendemos un poco, enseguida llegamos al centro de interpretación de la carretera de los Trolls, o Trollstingen, a partir de aquí la carretera cae en picado, curvas muy cerradas en lucha con la pared donde el agua cae en vertical y la carretera busca el sitio donde agarrarse hasta descender al valle, un bonito valle que desemboca en Andalsnes.
Uno de los miradores de la Trollstingen
 Hay mucha gente en el aparcamiento, es un punto clásico de parada, hay dos miradores que parten de la pared y la gente viene y va de uno a otro para conseguir la vista mas alucinante del lugar y de paso recogerla con su cámara. Merece la pena perder una hora, el lugar lo merece.
Carretera de los Trolls
Nuestro grupo en el mirador
 Cuando acabamos la visita, cogemos los coches y descendemos por la carretera, en cada curva se podria parar para hacer alguna foto pero los coches que vienen detrás aprietan y no es posible detenerse. 
Carretera de los Trolls
Llegamos al valle, echamos la vista atrás para despedirnos del sitio, a partir de aquí la carretera se estira hasta confluir de nuevo con la E 136 en Andalsness.
La carretera de los Trolls en el descenso
 Como las guias no le otorgan muchos merecimientos, sino todo lo contrario pues solo paramos para comprar provisiones para la cabaña de esta noche en Beitestolen así que pasamos de largo sin una pequeña visita.
Saliendo de Andalsness
 Cuando terminamos la compra, seguimos la E 136 en dirección a Otta, otra bonita carretera, sobre todo al comienzo con grandes picos y paredes muy aptas para la escalada y el alpinismo. A la hora de comer, encontramos un bonito sitio junto a un río con aguas muy bravas, en una de las miles de zonas de recreo que secundan las carreteras de Noruega.
Hora de comer
 Cuando terminamos de comer, continuamos un poco hasta Domba, cruce de carreteras y zona de supermercados, bares y restaurantes donde alguno toma un café y otros un helado, un gran trolls preside la entrada del aparcamiento y donde nuestro grupo le pregunta si tendria la amabilidad de hacerse una foto con nosotros, por supuesto no puso ninguna pega.
 Continuamos por la E 136 hasta Otta donde tomamos la 15 dirección Stryn durante 40 km. pasamos Vàgamo y nos desviamos a la izquierda y en subida por la 51 que va dejando el parque Jotunheimen a la derecha. Al llegar a Gjendesheim, nos desviamos un par de kilómetros, mañana vamos a hacer una ruta por el parque y vamos a consultar el horario de salida de los barcos, enseguida volvemos a la carretera 51, vemos las cumbres de las cimas mas importantes, al fondo y a la derecha el Bitihorn, la subida a este pico parte de la carretera 51 y donde se encuentra un tienda Sami donde venden productos de este pueblo del norte como pieles y cuernos de reno,
Tienda Sami
 El Bitihorn es un pico que teníamos en la agenda pero al final lo hemos desechado.
El Bitihorn
Llegamos a Beitestolen, es una estación de montaña, con muchas cabañas y edificaciones preparadas para los deportes de invierno como el ski de travesía, nos quedamos en una de las cabañas de un complejo turístico, la cabaña es para los ocho, muy grande y muy confortable, con un gran salón y una buena cocina, con tres dormitorios, uno de ellos de cuatro camas y una sauna, y como llegamos bastante temprano, hemos decidido disfrutar de ella, preparar relajadamente la cena y descansar, mañana toca ruta a pie aunque la climatología no pronostica buen tiempo, por la mañana decidiremos.
Nuestra humilde cabaña
Cena preparada
Toca relajarse

No hay comentarios:

Publicar un comentario