Páginas vistas en total

martes, 17 de julio de 2012

A patear Noruega. Desde Mérida a Kristiansand

29 y 30 de junio de 2012

Este verano no se nos ha ocurrido otro lugar que patear que Noruega, no podíamos ir a la sierra del pueblo que la tenemos mas cerca, tiramos al norte y la verdad es que merece la pena caminar por este país escandinavo.
Hemos formado un grupo de ocho personas, es un número estratègico para el alquiler de habitaciones, coches o furgoneta ya que cuatro eran pocos, seis había que pagar mas y la idea es patear y que salga lo mas productivo posible y mas en un país que es caro hasta para los noruegos.
Equipo de salida

Gema, Manuela, Marisa, Carlos, Jose Luis y yo partimos de Mérida a las 6:30 horas, llegamos a Madrid y dejamos el coche en el Parking bajo coste, vamos a pasar 17 días y buscamos la mejor opción en calidad y precio. En el aeropuerto hemos quedado con Marisol y Miguel que vienen de Zaragoza, no han tenido paciencia y vemos a Miguel en la ventanilla de Ryanair pagando 40 € por pasarse de los 15 kg permitidos por esta estricta compañía de vuelo, Miguel le echa la culpa al exceso de cremas de Marisol. El resto, antes de embarcar pesa y mide el equipaje y reparte entre unos y otros para no sobrepasar el peso estipulado, hay que tener cuidado con esta compañía que no se casa con nadie en materia de equipaje. Pero se nos escapa un detalle y Gema lleva una pequeña navaja en la mochila de mano que le es recogida muy amablemente por el segurata de turno y que ya no volverá a ver.
Aeropuerto de Oslo Rygge

Nuestro vuelo FR5422 sale con 50 minutos de retraso sobre las 13:30 y el aterrizaje en el aeropuerto de Rygge fue un suplicio por la cantidad de viento racheado que soplaba sobre las pistas del aeropuerto. Nos vamos a la oficina de Hertz donde hemos alquilado un par de coches familiares: un Volvo V60 fenomenal y un Toyota Avensis de 100 CV que no podía con su carroceria.

El trayecto de hoy es de 267 km. si lo veis en cualquier web tipo Campsa o Via michelín, el recorrido se hace en 3 horas y 50 minutos, ni caso, no se calcula el tiempo de espera y paso de los ferrys que son muchos, así que si os proponeis pasar ferrys que lo hareis si vais por los fiordos, calculad una media de 50 a 60 km/hora y no se os ocurra rebasar mucho la velocidad porque hay radares en cualquier esquina, no vais a ver apenas policía de carretera pero sí muchos radares y las velocidades máximas oscilan entre 70 y 100 km/hora. Por cierto, nuestros coches de alquiler, están dotados de un chip para la circulación por carreteras en las que hay que pagar peaje, en Noruega es automático, detectan tu chip y te van haciendo los cargos a la tarjeta de crédito con la que has alquilado el coche.
Ferry entre Moss y Horten

Tomamos la E6 hasta Moss donde cruzamos el primer ferrys hasta Horten atravesando el fiordo de Oslo, Ferry Moss-Horten, fue la primera vez que sacamos las carteras y que nos damos cuentas que no hay que guardarlas mucho porque aquí te cobran por respirar 202 NOK te cobran un precio por el coche y el conductor 100 NOK y otro precio por cada viajero 34 NOK. En el ferry unos toman un café 24 NOK y otros helado 26 NOK, si un euro son 7,5 NOK,  pues a echar cuentas que serán muchas.
Cruzando el fiordo de Oslo

En Horten tomamos la E18 dirección sur, el cielo está encapotado y amenaza lluvia en una gasolinera tomamos un perrito caliente con una coca cola 60 NOK y no fue lo único cuando vi el ticket vi que me habían cobrado de más, espero que fuera sin darse cuenta porque me acordé de la madre de la cajera.
Camino de Kristiansand

Llegamos tarde a Kristiansand pero nos vamos dando cuenta de lo que será el sino de este viaje, la luz del día, a las 23:00 h. había todavía una claridad absoluta y eso que estaba nublado. Nuestro alojamiento en el hotel Radisson Blu 787,5 NOK alojamiento y desayuno.

Poco a poco nos vamos mentalizando con los precios, son desorbitados, así que comenzamos a recortarnos si no queremos irnos pronto para casa, decidimos irnos a un Mcdonalds para cenar algo, si veis la foto, no es el palacio del Congreso solo un restaurante de comida rápida.
 Damos un paseo semi nocturno por la ciudad ya que a pesar de ser las doce de la noche hay bastante claridad aunque estamos cansados del viaje y nos marchamos pronto a la cama.
Kristiansand al anochecer

Me despierto temprano con la luz del día, hay sol desde las tres o las cuatro de la mañana, buen día, bastante claro por lo que salgo a hacer algunas fotos, las calles se encuentran desiertas y mi grupo la mayoría duerme, aunque Gema y Carlos se han ido por otro lado.
Kristiansand
Kristiansand
Iglesia metodista de Kristiansand
 Doy una vuelta completa de una hora por la zona de las casas de madera, la fortaleza y el puerto pesquero, intento buscar el Azor, el antiguo yate de Franco que se encuentra en esta ciudad haciendo pequeños circuitos turísticos pero no lo veo, me voy a desayunar, tenemos que partir pronto, hay que subir al Púlpito (Preikestolen) y llegar a Stavanger.

1 comentario:

  1. Que rápido!!! Muy bueno Manolo....a por el segundo día!!

    ResponderEliminar