Páginas vistas en total

miércoles, 25 de julio de 2012

A patear Noruega. Glaciar Jostedal

Días 2 y 3 de julio

Antes de salir de Bergen hemos hecho la compra en un supermercado, además a conciencia, los maleteros van a tope, ya le vamos tomando el pulso a esto de la comida y nos dirigimos al camping Viki donde estaremos tres días, allí  estableceremos el cuartel general para las siguientes excursiones, que lujo no tener que cargar el equipaje en estos días.
A las 13:50 salimos de Bergen, buscamos la E 16 en las múltiples salidas de la ciudad, las carreteras son casi todas de un carril por sentido, a veces en uno de los sentidos la carretera se desdobla y durante un corto trayecto se vuelve de doble carril, en ese momento los más rápidos aprovechan para adelantar, sobre todo a la gran cantidad de autocaravanas que pueblan las carreteras noruegas, hasta que ves el alicates que es el nombre con el que bautizamos la señal que indica que se acaba el desdoblamiento de carril, a partir de aquí todos los coches en caravana.
El Alicates
 Llegamos a Voss paramos en un aparcamiento público que nos sorprende que no sea de pago, o si lo es. Vemos la iglesia de Vangskyrkja y las primeras nieves en las montaña, damos un paseo por una bonita pradera,
Pradera de Voss
 aunque estamos poco tiempo, en una hora volvemos a coger los coches, tomamos la carretera 13 en dirección a Vik, a la salida dejamos a la derecha la bonita cascada de Tvindefossen.
Tvindefossen
 Comenzamos a subir, el Avensis de 100 CV. comienza a penar, subimos un precioso valle por la carretera de Myrkdal que remata en una cascada antes de subir a la montaña de Vika, la carretera zigzaguea y hacemos una parada para fotografiar el valle.
Valle de Myrkdal
 Seguimos ascendiendo hasta salvar un puerto con nieve a ambos lados de la carretera, el puerto separa la región de Hordaland que abandonamos para entrar en Sogn og Fjordane, es una típica carretera de montaña sin pintar de doble sentido y un poco estrecha que al final desciende hasta la pequeña villa de Vik donde nos desviamos un poco para ver la iglesia de piedra de Hove románica del siglo XII y la iglesia de madera de Hopperstad que nos sorprende al ser la primera iglesia de madera de estilo vikingo también del siglo XII, parece mentira que sus maderas se hayan podido conservar tanto tiempo, aunque algunas tienen pequeñas restauraciones.
Iglesia de Hopperstad
 Enseguida estamos en el fiordo Sognefjorden, lo bordeamos por la derecha hasta llegar a Vangnes donde cruzamos el fiordo en un ferry que nos lleva hasta Hella, allí tomamos la 55 que sigue bordeando el fiordo hasta Sogndal. y mas adelante a Luster, donde comienza el fiordo Lustrafjorden, lo seguimos un poco y enseguida llegamos al camping Viki donde tenemos un par de estupendas cabañas que dan al fiordo, desde la terraza y al otro lado del fiordo la cascada Feigumfossen que es lo primero que se ve cuando sales a la terraza.
Camping Viki, al fondo cascada Fegumfossen
Nos acomodamos, primero una buena ducha, después  Miguel y yo preparamos la cena en nuestra cabaña, utilizando la maceta de la puerta como centro de mesa, a falta de pan.
Disfrutando de la cena
No vemos oscurecer cuando nos metemos en la cama.
No se quien ha decidido que nuestra cabaña sea el comedor del grupo, lo hacemos con gusto, alguien fregará los platos. Nos hemos pegado un buen desayuno, hace un sol esplendido y vamos a realizar una excursión al fiordo Jostedal.
Preparando el día
 Cogemos los coches, y volvemos por la 55 hasta Gaupne allí cogemos la 604 que es una carretera de montaña que sube por el valle, paramos junto a una pasarela que cruza el río para hacer alguna foto pero continuamos enseguida.
Pasarela
 Llegamos al centro de interpretación del glaciar, pero vemos que no existe, al parecer se quemó meses antes, continuamos hasta el aparcamiento, hay bastantes coches, la gente a aprovechado el día soleado para acercarse.
Glaciar Jostedal
 Algunas cordadas se preparan para hacer sus incursiones por el glaciar provistos de sus piolets y crampones.


Un sendero nos acerca en poco mas de 1,5 kilómetros en el borde del glaciar desde donde disfrutamos de bonitas vistas, algunas fotos las hacemos bajo el hielo, a pesar del día soleado hace bastante frío aunque alguna mas valiente que nosotros se tire a la piscina.

Volvemos al aparcamiento, en una de las mesas sacamos el pic nic y comemos nuestro salchichón de ballena y de alce que compramos en el mercado de Bergen. Volvemos por la 604 de nuevo a Gaupnes donde compramos algunas provisiones más y por la 55 hasta Solvorn, cruzamos el fiordo en un ferry hasta Ornes, en este pequeño pueblo hay otra iglesia de de madera que queremos ver y que es de las más antiguas de Noruega.
Iglesia de Urnes
 Después de la visita, tenemos dos opciones o tomar de nuevo el ferry y volver por el mismo camino o dar la vuelta por el fiordo, como es natural tomamos esta segunda opción.
Una carretera muy estrecha bordea el fiordo, no hay trafico pero es un número cruzar con alguna autocaravana que no sabe donde se ha metido, hay que dejar el coche a dos ruedas. Llegamos a la cascada que tenemos frente a nosotros cuando nos asomamos desde nuestra cabaña, la cascada Feigumfossen, una pequeña parada para verla y continuar dando la vuelta al fiordo por la 331, un número muy largo para una carretera tan estrecha.
Vacas peludas
 Antes de llegar a Skjolden vemos algunas vacas peludas como las que había en el norte de Escocia, Skjolden se encuentra al final del fiordo, la carretera ensancha al tomar la 55, en quince minutos estamos en el camping.
Son las ocho, es media tarde y aprovechamos para disfrutar del camping y de sus vistas, colgamos alguna foto ya que por aquí hay Wifi por todos lados y no hay problema para conectarse. al terminar la cena Jose Luís y Gema aprovecharon para dar un paseo, el resto de cháchara en la cabaña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario