Páginas vistas en total

jueves, 19 de julio de 2012

A patear Noruega. Desde Kristiansand a Stavanger y homilía en el Púlpito

Dias 30 de junio y 1 de julio

Un buen desayuno en el Radisson Blu aunque por aquí no se estila la bollería, así que poco a poco vamos a ir prescindiendo de esto en los desayunos, aunque siempre hay un buen salmón ahumado para degustar. Compramos provisiones en el RIMI, uno de los supermercados de Noruega y que poco a poco descubriremos que tiene los mejores precios.
 A las 9:45 estamos en la carretera siguiendo la E 39 dirección oeste, la carretera se presta para hacer paradas por el camino y hacer fotos, a ambos lados de la carretera hay rebaños de ovejas orejonas del estilo de las ovejas de las Highland en Escocia.
 Salimos de la región de Vest-Agder para entrar en Rogaland. Al llegar a la localidad de Algard, tomamos a la derecha la 13 hasta Lauvvik donde nos detenemos para cruzar en un ferry hasta Oanes (precios en la foto).
Ferry Lauvvik-Oanes
Precios ferry
 Cuando cruzamos el fiordo Högs, tomamos de nuevo la 13, la carretera ahora va dejando a la derecha el Lysefjorden y el puente que se dirige a Forsand. Hay que estar pendiente, una carretera estrecha sale a la derecha y es la que nos lleva hasta el parking para la subida al Prekestolen, en español, el Púlpito y donde vamos a intentar subir si la lluvia lo permite, el cielo se encuentra encapotado y hasta el aparcamiento la lluvia nos ha acompañado. Hay multitud de coches que han decidido subir al Púlpito esta mañana, hay gente que ya viene de vuelta y nosotros no hemos comenzado, ahora no llueve y es mediodía, lo bueno es que no se nos hará de noche, son unas cuatro horas ida y vuelta.
Ascenso al Púlpito
 Abrimos un par de raciones del jamón que nos llevamos de Mérida y algo de lo que hemos comprado, preparamos unos bocatas, alguno se pasa con la crema solar y para arriba.
 La ruta no tiene una dificultad técnica pero es espectacular, la gente sube hasta con tacones luego se darán cuenta de la equivocación ya que hay zonas donde hay que echar las manos y algún paso que otro no apto para gente con vértigo, además el suelo se encuentra mojado por lo que la ruta se complica un poco.
El Púlpito
 El Púlpito es una roca plana situada sobre el Lysefjorden o fiordo de la Luz y a 600 metros del agua, desde el parking hay un desnivel aproximado de 350 m. El camino comienza en un bosque y sigue por zona de lagos y viejos glaciares, hay un momento en que el camino se desdobla pudiendo llegar a la roca desde abajo o desde arriba, lo hacemos desde abajo por "Cliff Trail".
Fiordo de la Luz
 Se pueden hacer fotos desde gran cantidad de ángulos por lo que les pegamos un calentón a las cámaras, además el día a mejorado y no ha llovido en el ascenso.
Piedra del Púlpito y fiordo
 Ahora hay que bajar, decido hacerlo por el otro camino "Hill Trail", al llegar a la confluencia espero al resto del grupo y bajamos juntos hasta el aparcamiento, una señora baja con su marido con terribles dolores debido a las ampollas de sus pies. En el parking tomamos un helado, ha bajado mucho el número de coches y el último autobús ha salido, dos chilenos que se dirigen a Stavanger se han quedado colgados, no tienen como ir por lo que nos apretamos un poco y llevamos uno en cada coche y en menos de una hora nos damos cuenta del choque cultural entre Europa y Sudamerica, interesantes conversaciones que dan lugar a risas por una y otra parte.
Espadas de Hafrsfjord
Volvemos a cruzar el ferry entre Oanes y Lauvvik y de nuevo a Algard para retomar la E 39 con dirección a Stavanger, aunque lo hacemos entrando por el Hafrsfjord para ver las tres espadas clavadas en la roca que rememoran la batalla vikinga encabezada por el rey Harald el Rubio, y acompañados por los amigos chilenos. Entramos en Stavanger, nuestro hotel es el Park Inn, dejamos en la puerta a los chilenos que viven cerca y al entrar vemos escenas de gran colorido ya que se está celebrando una boda turca y las mujeres llevan sus mejores galas.
Cenando en Deli de Luca
Es tarde, en el hotel dejamos el equipaje y en media hora estamos pateando la ciudad, al llegar al centro encontramos gran ambiente en sus pub aunque los restaurantes ya no cogen mas gente por la hora, otra vez que nos toca buscar o rebuscar algo para cenar y en una tienda  Delli de Luca cierran tarde y sirven bocadillos y trozos de tarta y helados, además comienza a caer el diluvio universal por lo que no lo pensamos mas veces.
Cuando terminamos damos una vuelta entre los garitos, llenos de gente y donde vemos gran cantidad de chavales pasados de rosca con el alcohol, sobre todo muchas chicas y nos choca un poco, en España somos algo mas discretos, ya conocíamos que era uno de los pocos retos que que le queda a este país.
A por la final

De madrugada volvemos al hotel y mismo problema del día anterior la claridad comienza rápido por lo que bajamos temprano a desayunar y un buen desayuno como el día de ayer, hay que coger fuerzas ya que el resto de las comidas que estamos haciendo son bastante superficiales, todavía no le hemos tomado el pulso.
Salimos con nuestras banderas, hoy vamos a Bergen y allí veremos la final del campeonato de Europa de fútbol por lo que vamos preparados, antes dejaremos los coches junto al barrio de casas blancas de Stavanger donde vemos que es una maravilla y que ningún viajero debe perderse.
Casas de Stavanger
Stavanger






No hay comentarios:

Publicar un comentario