Páginas vistas en total

miércoles, 26 de octubre de 2011

Solo un paseo por Sintra, una ciudad de cuento

Nos despedimos de Lisboa, acabamos el desayuno y cogemos los coches, nos vamos a Sintra, no teníamos muy claro que íbamos a ver pero para el viajero que se decida a venir hasta Sintra le recomiendo que se quede un día más en Lisboa y que tome el tren, haga el recorrido por la ciudad y vuelva a Lisboa, venir a esta zona y no ver Sintra a fondo es como al que le cortan un brazo. A nosotros no nos cortaron el brazo, solo la mano, ya que pudimos ver bastante pero no todo lo necesario, que es mucho.
Vemos el cartel de Sintra en la carretera, a la entrada de la freguesia de Sao Pedro de Penaferrin, en un blog de viajes me aconsejaron no entrar en Sintra con el coche y que aparcara a la entrada, eso fué lo que hicimos pero no aparcamos en Sintra ciudad, si no en la freguesia de Sao Pedro, a tres kilómetros del centro histórico y a un kilómetro y medio del palacio da Pena.
Marisol, Marisa, Miguel y yo nos echamos los pies a cuestas y comenzamos a subir hasta el Palacio da Pena por la calçada da Pena, por una zona con abundante sombra. Lola, Sofia, Enrique y Manolo se fueron directamente al casco histórico de Sintra  con el coche.
Antes de llegar arriba tomamos un camino peatonal que nos saca de la calzada de pavés que utilizan los vehículos para descender del palacio en una única dirección, enseguida llegamos a la zona de taquillas, luego nos damos cuenta que hay buen aparcamiento hasta para autobuses, así que un consejo, si se va a ir con coche no hagáis lo que nosotros, teneis que atravesar Sao Pedro de Penaferrin, llegar a Sintra visitar el casco historico luego la Quinta da Regaleira, seguir en dirección única hasta el castelo dos Mouros y al final el palacio da Pena, por este orden, después de la visita descender por donde nosotros subimos, de nuevo a Sao Pedro de Penaferrin para salir de la zona, parece complicado pero no lo es.
Palacio da Pena (o de la Peña)
Sacamos los tikect, 12 € por cabeza para ver todo, tanto el edificio interior, exterior y jardines. Por 3 € más hay un mini autobús para acceder hasta la misma puerta de entrada, aunque andando solo cuesta cinco minutos.
Patio exterior y puerta del Tritón

Entre la maleza aparece el edificio, un conglomerado de estilos: árabe, alemán, gótico o manuelino, con paredes decoradas en diferentes colores. bordeamos la muralla para pasar bajo un arco de herradura hasta llegar a la puerta de la muralla y el puente colgante, seguimos subiendo hasta el patio principal.
Acceso al patio exterior
 La vista es alucinante parece un castillo de cuentos donde el tritón es la principal figura,
El Tritón

Pasaje que rodea el palacio
 existe un paso por la muralla que da la vuelta a todo el edificio, en el interior se pueden ver salas de diferentes estilos hasta el otomano,
Arquitectura árabe del palacio
 con un mobiliario muy diferente en cada una de ellas. Cuando terminamos la visita recorremos parte del jardín y volvemos a salir.
Rincón de palacio
 Tomamos a la izquierda para llegar hasta el castelo dos Mouros, no llegamos a entrar porque el tiempo apremia y no lo llevábamos en cartera.
Castelo dos Mouros
 Descendemos por el sendero marcado PR3 SI que se dirige a Sintra Centro Historico, por un cómodo camino empedrado,
Calzada de descenso a Sintra
 hasta llegar a las primeras casas de Sintra, una ciudad que necesita bastante más tiempo que el que nosotros teníamos para recorrerla a fondo, así y todo facilmente pudimos ver el Palacio nacional o la torre del Reloj en pleno centro Histórico pero nos quedamos sin visitar la Quinta da Regaleira que lo dejamos para una visita más relajada o el palacio de Monserrate.
Sintra

Junto al Palacio Nacional quedamos con el resto del grupo para comer, lo hacemos en el restaurante Thulas Bar en la rua Gil Vicente 4, muy bien por cierto y muy buen servicio: unos pedimos Brandada de bacalao y otros Arroz de pato, una forma diferente de comer arroz, de postre la Baba de camello, como entendereis es solo un nombre, aunque si es una crema muy sabrosa.
Arroz de pato

Buscamos los coches, aproximadamente a las cinco de la tarde para dirigirnos a sao Bartolomeu dos Galegos, lugar donde se encuentra la Quinta del Molino, nuestro alojamiento para las dos próximas noches, y en una hora y algo nos ponemos allí.
Quinta del Molino. Piscina y zona spa.

La Quinta del Molino es un alojamiento rural bastante completo con muy buenas habitaciones, gimnasio y zona spa y muy buena comida, ideal para pasar un fin de semana y muy cerca de Peniche, a unos 15 km. aproximadamente. Nos recibe Gilberto que es el padre de Alejandra y suegro de Orlando, dueños del alojamiento.Cogemos las habitaciones y nos relajamos en la piscina, no hemos contratado cena para esta noche, así que nos desplazamos hasta Peniche. Orlando nos recomienda la Tasca do Joel, todo el mundo habla muy bien de este local pero hay un campeonato de surfing en Peniche y el restaurante se encuentra completo y con espera de una hora, por lo que decidimos irnos hasta el puerto y nos metemos en el restaurante Beira Mar, muy bien tanto en calidad como en precio, la mejor dorada de Pincho que he comido, la verdad que acertamos en la elección del sitio. Un paseo nocturno por el puerto para volver enseguida a la Quinta, mañana nos toca hacer una ruta por la zona.

Fotos Un paseo por Sintra

1 comentario:

  1. Excelente blog Manuel, muy útil, y un acto de generosidad por tu parte al compartir lo que ves y lo que visitas.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar