Páginas vistas en total

lunes, 18 de julio de 2011

Venecia. Pateando entre canales

Una de las cosas más sorprendentes de llegar en barco a Venecia, es meter estos impresionantes transatlánticos por uno de sus canales, lo comentaban pero no me lo podía creer, pero es verdad, y no uno sino dos, uno detrás de otro, por lo que las panorámicas de la ciudad son magnificas desde lo más alto del barco.


El puerto se encuentra al oeste de una ciudad construida en una laguna cenagosa por la que solamente se accede por carretera y ferrocarril a través del puente de la Libertad. Nos cargamos la cámara a cuestas y comenzamos a patear buscando la salida por un laberinto que es la zona portuaria y lo primero que hacemos es buscar la Plaza Roma, desde aquí se puede tomar un vaporetto que recorriendo los canales puedes llegar a donde quieras, de aquí salen también todos los autobuses pero estos no sirven para recorrer Venecia.
 A nosotros nos sirve de referencia la plaza se encuentra en una de las salidas del canal Mayor que es la columna vertebral de esta ciudad. Caminamos junto a él durante un corto trazado, dejamos frente a nosotros y al otro lado, la estación de ferrocarril de Sta. Lucia.
 Dejamos el canal para meternos de lleno en sus viejas calles a la altura de Fondamenta de San Simeón Piccolo dejando la iglesia de san Simeón a la derecha. Cuando termina la calle tomamos a la derecha para seguir Corte Vitalba donde se encuentra la escuela superior de san Giovanni Evangelista y llegar a una pequeña pero coqueta plaza donde se encuentra uno de los distritos universitarios.
 Entre callejuelas estrechas y pasos inferiores llegamos a Campo di Frari donde se encuentra la Basílica de Santa María Gloriosa dei Frari una de las más grandes de Venecia. Frente a la basílica hay un pequeño canal con varias góndolas y sus respectivos gondoleros, no se llaman gondolos porque no existen las gondoleras, esto es patrimonio de los hombres.
 Cruzamos el canal, pasamos un subterráneo y cruzamos un par de plazas situadas en el distrito de San Polo, una de ellas Campo de san Polo, la mayor de Venecia después de la de San Marcos, es famosa por el carnaval y donde se realizan conciertos al aire libre. Callejeando, callejeando llegamos al canal Mayor, pleno de restaurantes a ambos lados y donde las gondolas, vaporettos y todo tipo de barquítos intentan circular en un ordenado desorden. Seguimos el canal unos metros para cruzar por el más famoso puente, Rialto, multitud de gente paseando y disfrutando de las tiendas y tenderetes de máscaras situados en medio de la calle a la que se desciende al cruzar el puente.


 Ahora estamos en el centro de Venecia, donde hay que hacer un esfuerzo para circular, ardo en deseos de salir de aquí y volver a los callejones del distrito de san Polo. Volvemos a salir al canal, mis compañeros deciden dar un paseo en góndola cosa que el resto aprovechamos para tomar una cerveza, en un bonito sitio con vistas al canal. Al llegar al Palacio Grimani, tomamos una estrecha calleja y volvemos a abandonar el canal y llegar a una plaza donde se encuentra la iglesia de san Stefano Protomartir, desde aquí a Campo (plaza) de san Stefano y mas adelante a Campo de san Maurizio. Estamos a punto de salir al final del canal Mayor, de frente se ve la redonda cúpula de la iglesia de la Salud situada justo donde el canal Mayor se separa del gran canal por donde entran los barcos,
 enseguida la famosa Plaza de San Marcos, con la magnifica catedral donde es imposible entrar si no haces una cola de bastante tiempo.




 Recorremos los soportales desde donde hay diferentes panorámicas de la plaza con multitud de tiendas donde dejarse la cartera, como en el cristal de la isla de Murano famoso en Venecia.
Llegamos al puente de los Suspiros, otro de los mas famosos de Venecia que une el Palacio Ducal con la antigua prisión de la Inquisición y por donde suspiraban los presos cuando sabían que no iban a volver a salir de allí. Ahora caminamos junto al canal, a nuestra derecha en una de las islas, la iglesia de San Giorgio Magiore.


Cruzamos un pequeño canal donde se ve la torre inclinada de la iglesia ortodoxa de Italia. Demasiada concentración de gente, las multitudes son un estorbo y busco rápidamente un callejón para perdernos, cuando quieres, enseguida lo encuentras,
poco a poco vamos salvando canales por pequeños puentes hasta alcanzar la plaza de la Iglesia de Sta. María Formosa, aparte de canales, puentes y góndolas, Venecia está llena de iglesias y para el que haga turismo de iglesias tiene donde entretenerse, aunque nosotros también disfrutamos de su construcción, la mayoría góticas y venecianas.
 Ahora seguimos una amplia avenida paralela al canal Mayor que poco a poco nos lleva de nuevo a puerto, los restaurantes comienzan a funcionar para dar las primeras cenas del día.
Siguiendo esta avenida también se puede ver: La iglesia de Santiago Apóstol, la de san Jeremías, el convento de las Carmelitas y la estación de Santa Lucia, y en dos minutos de nuevo en Plaza Roma y desde aquí al puerto. Hoy nos hemos dado un buen palizón de caminar, la mitad del grupo se volvió en vaporetto desde Plaza san Marcos, el resto hemos vuelto caminando y es que ni no se camina, no se ve.

Nota: Track para GPS a la derecha para seguir el recorrido

No hay comentarios:

Publicar un comentario