Páginas vistas en total

martes, 17 de mayo de 2011

Diferencia entre colleja y pescozón



Hace unos días en Facebook, vi un comentario sobre las collejas, siempre he pensado que una colleja es un pescozón o más finamente un guantazo en la parte posterior del cuello. Tortilla de collejas, “si señó”. Es una planta de la que se consumen las hojas y los tallos tiernos, muy tierna y que se puede comer en crudo, es autóctona del bosque mediterráneo y esta denominación se utiliza al oeste de Extremadura y este de la provincia de Ciudad Real, es por esta zona donde puede degustarse esta tortilla. Este caso pasa a menudo con las palabras derivadas del castellano antiguo que han ido poco a poco adaptándose a la conversación coloquial de cada región.

Cuando era pequeño y llegaba a casa de jugar, mi madre me decía, “Atacaté y meteté los jarapales”, quería decir que recompusiera mi vestimenta y que metiera las flecos de la camisa dentro de los pantalones. Aún hoy, le suelo decir a mi hija, come, que estás "escuchimizá” se entiende bastante bien que está delgada. ¿Qué hora tienes?  No lo sé, tengo el reloj “changao”. Por la mañana salimos un grupo de amigos a correr, últimamente nos estamos “cultivando” bastante, ya sabemos lo que es el cuádriceps, el soleo, los gemelos etc. pero y el “zancajo”, amigo, cuando te duele el zancajo ya puedes ir parando. (Para el que no lo sabe, es la zona del talón). Seguimos corriendo, vamos sudando ¿tienes agua? me queda una “mijina”, esta palabra se aplica también para denominar a alguien que se queja de pequeñas cosas. ¡Eres un mijina!  El peligro que tiene el correr por la carretera es que los coches te pasan de “respajilón”  por lo que hay que tener cuidado para que no te “cojan” (si el coche no tiene brazos con que te va a coger, con los faros). Estoy cansado, le digo a mis compañeros, ¡voy a parar! ¡no puedo más! Ya estoy “jarto” de correr. También lo decía mi madre cuando era pequeño y llegaba con toda la ropa sucia. Todo el día “refregando” ropa. ¡que” jartita” me tienes!

 En fin,  el vocabulario lo vamos adaptando a la comodidad y es lo que está pasando actualmente al utilizarlo cuando enviamos  mensajes  a través de teléfono móvil, la Real Academia de la Lengua tendrá que hacer horas extra para adaptar todas estas modificaciones a la lengua formal, donde poco a poco van apareciendo nuevas palabras, por otro lado siempre quedará el día a día entre la gente donde las palabras que van desapareciendo del diccionario, aguantarán un tiempo  para poco a poco ir desapareciendo  además del lenguaje formal, del lenguaje coloquial.

1 comentario:

  1. Pues si...Manuel a ti te ha sorprendido el significado de colleja tanto como a mi me sorprendió la primera vez que lo oí en boca del ya difunto compañero Francisco Martinez Arévalo, natural de la parte de Valsequillo y estando regando las "papas" una tarde calurosa de mayo la expresión de: "Me duele el zancajo, porque tengo un carcañal...¡¡¡" Y busca...que lo pillarás...¡¡¡¡

    ResponderEliminar