Páginas vistas en total

martes, 27 de diciembre de 2011

En busca de los Doce Apostoles

       Vaya fechas los últimos días de diciembre, comidas con amigos, con compañeros de trabajo, con asociaciones, no da tiempo a recuperar una cuando tenemos encima otra, luego llega nochebuena y otro atracón, el vino y la pata del gruñidor nos salen por las orejas, y el cava entra porque tiene que entrar, es obligatorio brindar y cantamos y bailamos cuando normalmente no cantamos ni bailamos, el que mas y el que menos se queda dormido en el sillón, y alguno que otro en la bañera (vacia, por supuesto). Y amanece el día de Navidad y empiezan los propósitos de enmienda y los golpes de pecho y un agujero más en el cinturón, todos de bajón, con caras de asco, vemos el plato de polvorones y le damos un rodeo, no aceptamos una reprimenda, solo queremos estar sentados en el sillón calentitos al brasero, con la faldilla de la camilla arropados hasta el cuello.
         Es magnifico que el lunes 26 sea fiesta, poco a poco me voy recuperando, no me acuerdo de casi nada y me duele el pecho de los golpes de ayer, hago un gran esfuerzo y me levanto a las 6:30 horas (de la mañana, por supuesto), cojo el coche y me voy a Salvaleón en busca de los Doce Apostoles, y no no estoy alucinando, ya he dicho que se me estaban pasando los efectos de estos días.

       Salvaleón organiza esta ruta en estas fechas, no parecen las más adecuadas pero veo que hay unas cuatrocientas personas que han hecho un esfuerzo tan grande como el mío y se han presentado en la plaza de esta localidad situada al sur de la provincia de Badajoz donde vamos a pasar la mañana desengrasando en busca de estos magnificos alcornoques situados en esta comarca.

       Cuando el político del momento termina el mitin en la plaza, dando la bienvenida a los visitantes, comienza la ruta. Partimos en dirección norte, para salir a la carretera por donde hemos llegado desde Nogales, enseguida tomamos un camino a la izquierda, es el Camino de Torre de Miguel Sesmero, por zona de dehesas donde las encinas y los alcornoques producen una gran parte de la alimentación de la gran cantidad de cerdos ibéricos agrupados en explotaciones ganaderas que vamos viendo a un lado y a otro del camino.

       Hace un magnifico día, a pesar del frío, el sol luce en el cielo y el rocío de la mañana brilla sobre la hierba que cubre la dehesa estos primeros días del invierno, el camino es bueno prensado hace muy poco tiempo.
 Cruzamos la colada de la Plata, el camino se convierte en senda, descendemos un poco en una zona con vistas de Nogales y su castillo, a la derecha tenemos el cerro de Monsalud en la sierra de María Andrés, para llegar a una zona desarbolada donde se aprecia un poco más los rastros de la helada caída la noche anterior.
 Llegamos al regato de la Bejarana que cruzamos por un paso abierto entre las adelfas, y nos encontramos con la señalización del Pr BA 221 que busca igualmente los doce Apostoles pero desde la localidad de Nogales.
Al fondo Nogales y su castillo
 Seguimos el regato por su margen izquierdo, enseguida llegamos al simbólico lugar donde se asientan estos árboles centenarios y donde la organización nos surte de agua y fruta para seguir el camino.
 Voy a hacer una crítica constructiva a los que participamos en el evento y es como dejamos el lugar de peladuras de naranjas cuando los organizadores tenían sus bolsas preparadas para  que el paraje no se hubiera dado por enterado de que un gran número de personas pasaba por allí, pero los doce Apostoles se dieron perfecta cuenta, y de ellos no obtendremos recomendación para ir al cielo. 

Paraje de los doce Apostoles

       Continuamos por un camino entre muros en suave ascenso, a ambos lados la dehesa, magnifica por toda la zona, hasta llegar al alto donde tomamos un camino a la izquierda, para enseguida bajar por el otro lado del cerro, un descenso suave entre magníficos alcornoques sin denominación de origen.

   
 Volvemos a ver la torre de la iglesia de Salvaleón dedicada a Sta. Marta, y volvemos a entrar en la localidad, ahora por la parte alta, donde me sorprende una casa con una gran estrella de David en su fachada y la plaza, donde mis compañeros del Camino de la Plata ya tienen una mesa en el bar donde se concentran la mayor parte de los caminantes, esperando que la asociación de mujeres de Salvaleón le de el último toque de gracia a un gran caldero de garbanzos que estaban preparando y que poco después pudimos degustar.
Garbanzada final
       Ahora quedan las últimas comidas y la nochevieja y alguno dirá "otro año más" sí, otro año más viejo y la cabalgata de reyes donde unos pedirán regalos, otros que les toque la lotería otros pedirán salud y la mayoria, algún trabajo que otro para seguir sobreviviendo.

domingo, 4 de diciembre de 2011

La Garrovilla. Ruta de las grullas

4 de diciembre de 2011

Distancia:           19,22 km.
Desnivel:            105 m.
Altura max.        258 m.
Altura min.         205 m.

Hemos aprovechado el buen tiempo que tenemos estos últimos días y al igual que el domingo pasado en el Parque Natural de Cornalvo, hoy se presentaba un soleado día y como es época de grullas, actualmente se encuentran llegando a esta tierra para pasar los días más fríos de invierno y de paso aprovecharse de la gran cantidad de bellotas que la dehesa aporta en estas fechas.
Nos presentamos en La Garrovilla, en la plaza Alonso de Mendoza desde donde parte esta ruta organizada por el ayuntamiento de La Garrovilla en su Xª edición. Alonso de Mendoza para los que no son originarios de la Garrovilla fue fundador en Bolivia de la capital La Paz, la otra gran ciudad de Bolivia que es Santa Cruz fue fundada por otro extremeño originario de Santa Cruz de la Sierra que fue Ñuflo de Chaves (momento historia).
Por las calles de La Garrovilla

 Poco a poco van llegando caminantes y senderistas de distintas localidades de la región y algunos de fuera de ella. A las 9 de la mañana se da la salida, haciendo un pequeño circuito urbano con una graciosa señalización, pasando por la iglesia dedicada a Ntra. Sra. de la Asunción.
La Garrovilla
 Salimos al exterior de la localidad, dejamos a la derecha unas antiguas canteras y a lo lejos y siempre a la derecha las grandes naves de la termo solar de La Garrovilla. a la altura de un antiguo pilón tomamos un camino a la izquierda, tenemos que badear un canal por encima de unas piedras y entramos en un terreno donde el agricultor de turno como en otros muchos sitios, poco a poco va comiendo el terreno con su tractor incorporando el camino a su finca.
Caminando entre campos de labor
 Vamos dejando algunos cortijos a ambos lados del camino, entrando en una pista asfaltada, nos salimos de ella para caminar entre campos de labor o en algunas explotaciones de olivos y frutales, así como alguna explotación ganadera.
Explotacion ganadera
 Seguimos ahora un camino con un muro de piedra a la izquierda que nos separa de una dehesa un poco sucia, entre chaparros y encinas.
Las grullas no se ven pero si se oyen sus graznidos, demasiada gente junta para poder acercarnos a ellas, cuando ya podemos ver parte del agua embalsada en la presa de Los Canchales. al llegar a ella tomamos un camino perimetral a la izquierda que nos lleva hasta un puesto intermedio de avituallamiento que ha colocado la organización, una gran naranja y una botella de agua para acompañar lo que llevan los caminantes que descansan un poco después de realizar la mitad del recorrido aproximadamente.
Embalse de Los Canchales
Los Canchales
 Las aguas están tranquilas y alguna garza real y otras comunes si se dejan ver, más acostumbradas a las personas. Partimos de nuevo para realizar la segunda parte del recorrido, enseguida llegamos a la presa del embalse que cruzamos sobre ella para seguir por el margen derecho del río Lácara siguiendo el camino de Torremayor a la Nava de Santiago.
Presa de Los Canchales
 Dejamos a la derecha el cortijo de Casarente y hacemos un giro a la izquierda para cruzar el río y seguirlo ahora por su margen izquierda por una bonita zona de sombra.
Junto al río Lácara
 Dejamos el río para tomar el camino de Montijo, y mas adelante la ermita de San Isidro a la izquierda ya viendo la torre de la  iglesia de la Asunción a lo lejos.
Ermita de San Isidro
Espectadores en el camino

Algunos caballistas disfrutaban igualmente haciendo correr a sus caballos por los prados, aprovechando el buen tiempo.
Disfrutando del caballo
Camino de Montijo
Cruzamos la Ex-209 para entrar de nuevo en La Garrovilla y dirigirnos hasta el polideportivo donde la organización nos hizo entrega de un detalle y nos obsequió con unas buenas migas que con un vaso de vino nos supo de maravilla después del recorrido.
Disfrutando de las migas
 Un poquito de charla con otros senderistas y felicitar a la organización por su buen trabajo, ahora, de vuelta a casa hasta preparar una próxima salida.

domingo, 27 de noviembre de 2011

Un paseo por el parque natural de Cornalvo

Distancia:          24,8 km.
Altura max.       430 m.
Altura min.        292 m.
Desnivel:           270 m.

Amanece en Cornalvo
       Hemos aprovechado que la metereología a respetado y nos hemos ido a patear el parque natural de Cornalvo, y como el club Camino de la Plata organizaba la XIII edición de esta bonita marcha, nos hemos subido al carro, aunque la verdad ha tocado madrugar para poder echar una manilla para ayudar a los organizadores y a las siete de la mañana estabamos en la puerta del club para cargar todo lo necesario para realizar este evento. en veinte minutos nos colocamos en el lugar de inicio para montar la carpa y el arco de salida y junto a la carretera la pancarta que indicaba a los participantes donde comenzaba la prueba.
Colocando la pancarta

         Amanece en Cornalvo, un estupendo amanecer por cierto, y aunque la salida era escalonada entre las 9:00  y las 10:00 horas los participantes comenzaron a llegar sobre las 8:15 horas por lo que tocó esperar para recoger dorsales que no se hizo hasta la hora programada.
Recogiendo dorsales

        A las 9:00 de la mañana se dio la salida y los caminantes salieron dispuestos a disfrutar de un gran día de sol y de senderismo para disfrutar de este parque situado en los alrededores de Mérida y que es un gran desconocido.
Preparados para la salida

       Algunos participantes aprovecharon para hacer la ruta corriendo, otra forma diferente de disfrutar del parque. 
Cortijo de Campomanes

      A los pocos metros de la salida pasamos por el cortijo de Campomanes para desviarnos enseguida hacia la Presa Romana que guarda el embalse de Cornalvo,
Sobre la presa de Cornalvo
 cruzamos la presa para entrar en un bonito sendero entre encinas y jaras, los corredores van pasando a los senderistas más rezagados.
Bordeando el lago 
 Se bordea el embalse por la derecha hasta alcanzar una vereda que nos lleva a una carretera a la altura del cortijo del Mentidero.
Bordeando el lago
 Descendemos la carretera unos metros para entrar en una senda que en sube y baja recorre la zona conocida como el Rugidero atravesado por el arroyo de las Muelas que llevamos a la derecha.
Ganado en el Mentidero
 Entre encinas llegamos al embalse de las Muelas, zona de avistamiento de aves, un pequeño embalse acondicionado para ello y donde encontramos el primer control intermedio puesto por la organización y donde los controladores nos ofrecieron un caldo que sentó muy bien cuando todavía no había levantado la mañana.
Control de las Muelas

       Salimos por una amplia pista disfrutando ahora de la dehesa, dejamos a la izquierda el cortijo del Huevo y poco más adelante el cortijo de El Gamo a la derecha.
Así estaba la dehesa
 Por esta pista enlazamos a la pista principal que atraviesa el parque desde el suroeste al nordeste. Seguimos en dirección suroeste, esta pista en suave ascenso llega al alto que atraviesa Sierra Bermeja, nosotros no atravesamos la sierra, giramos noventa grados a la izquierda y descendemos por el camino de Suministros siguiendo la base de la sierra dejando el Terrero como pico más elevado a la derecha.
Cruce con caballistas a la llegada al Puerto

         Llegamos al segundo control intermedio, una isotonica y un ratito de charla con los amigos del control,
Controladores de Cuatro Casas
 en cinco minutos salimos entre un bonito bosque de alcornoques, este camino penetra en otro entre muros al que se le llama "la calle Sierpes", en la zona de Coto Ricos.
Libres por la dehesa
 Terminada la calle Sierpes el camino desciende entre alcornoques y jaras donde el senderista puede disfrutar de los mejores momentos. Cruzamos el camino de la casa del Conejo, abrir una pequeña portilla y continuar por un estrecho sendero un poco sucio de zarzas pero que permiten perfectamente el paso. el ruido de los coches indica que estamos cerca de la carretera que lleva al embalse de las Muelas, el camino desemboca de nuevo en ella para volver a pasar por la puerta del cortijo de Campomanes y en pocos metros al final de esta bonita ruta.
Remate final

          Al final la celebración, un buen cocido preparado por la organización para los participantes y nuestro grupo como otros aparte de los garbanzos pues cervecitas y alguna cosa más.


viernes, 4 de noviembre de 2011

Un día para patear Oporto (el 6º)

Tranvías de Oporto
Nos hemos metido un buen desayuno, hoy lo tenemos duro si queremos hacernos Oporto en un día, aún así no madrugamos por algo estamos de vacaciones, pero nada más salir del hotel, Miguel se pone en cabeza y marca el ritmo, volvemos por el mismo camino de ayer, pasando por la iglesia do Carmo, que tiene una luz esplendida a estas horas de la mañana.
Iglesia do Carmo
 Al llegar a Praça da Liberdade la tomamos a la izquierda para subir por la avenida de los Aliados hasta el Ayuntamiento de Oporto y por la rua de Fernandez Tomás acercarnos al mercado del Bolhao, una bonita construcción vista desde fuera y una gran variedad de puestos en su interior.
Mercado do Bolhao
 Por la Avda. de Santa Caterina intentamos llegar hasta la zona antigua, dejamos a la derecha el  Café Majestic y más adelante la iglesia de san Ildefonso con fachada de azulejos que representan escenas de la vida del santo, en su interior hay una figura de Santiago peregrino.
Sobre el puente Luis I
 Llegamos a la  Avda. de Alonso Henriques para volver a la zona de la Sé de Oporto con un Pelourinho en la puerta, desde aquí comenzamos a descender por nuevas callejuelas que no recorrimos en el día de ayer dejando a la derecha una Torre Medieval, buenas vistas desde los distintos miradores que tenemos en el descenso tanto de los tejados de Oporto como de la Torre dos Clérigos, así como de la margen izquierda del río Duero.
Un momento de reposo

Oporto. Lavadero

A sacudir el polvo

Poco a poco volvemos a la Ribiera donde se concentra el turismo, hace un día soleado y multitud de turistas caminan de un lado a otro, la mayoría siguiendo algún guia con su banderola.
Con el sol que hace, secamos rápido

Un pequeño descanso para tomar una cerveza, que se apetece, en uno de los bares de la ribera, cuando terminamos tomamos una callejuela en ascenso hasta la Praça do Infante donde se encuentra el edificio de la Bolsa y el Mercado Ferreira Borges, reconvertido en restaurante y lugar de conciertos, descendiendo un poco se llega a la Iglesia de San Francisco, con una peculiar puerta presidida por la estrella de cinco puntas a la que bautizamos como la "Puerta del Diablo".
La puerta del diablo

Es la hora de comer lo hacemos en un restaurante que habíamos visto, recomendado por la Guia del Routard, ya que suelen estar bien en relación calidad y precio el restaurante Postigo do Carbao, no nos equivocamos, menos elegante que el de anoche pero buena comida y muy bien de precio. Al salir del restaurante una pareja de novios rellenaban su álbum de fotos en la callejuela.
Perdonales señor, que no saben lo que hacen

Para bajar la comida paseamos por la ribera hasta el puente Luis I que cruzamos y llegar a la margen izquierda del Duero donde se encuentran las bodegas del vino de Oporto, las mejores marcas que conozcáis se encuentran en esta zona, hacemos un descanso sobre el césped, disfrutando del río y de las antiguas barcazas cargadas con toneles de vino, después caminamos un poco para tomar un café en la bodega de Sandeman.
Barcazas para el vino de Oporto
 Volvemos a cruzar el puente y decidimos subir a la parte alta en el funicular dos Guindais, situado junto a la Muralla Fernandina y que te lleva hasta el Largo 1º de diciembre.
Muralla fernandina y funicular dos Guindais
Por la rua de Saraiva de Carvalho volvemos a la Avda. de Alonso Henriques hasta llegar de nuevo a la Praça da Liberdade donde un grupo de rock da un concierto al aire libre.

Pasamos un largo rato disfrutando de la música, volvimos al hotel y nos preparamos para la cena, nos recomendaron el restaurante Columbeque frente a la iglesia do Carmo, nos vino bien ya que se encontraba cerca del hotel, bastante normalito pero bien en cuanto a calidad/ precio, esto último bastante barato.
Disfrutando de la noche y de la agradable temperatura nos volvimos al hotel, mañana volvemos a casa, por el camino iremos preparando una próxima salida, ya veremos donde.

Fotos: Oporto 6º día