Páginas vistas en total

martes, 19 de octubre de 2010

PR-CC 228 Entre sierras, robles y castaños (Garciaz)

DISTANCIA: 18 km.


DESNIVEL +: 550 m.

DESNIVEL –: 550 m.

TIEMPO DE MARCHA CON PARADAS: 4 h. 25 m.

Garciaz, localidad que pertenece a la comarca de Trujillo, Miajadas situada al sur de la sierra de Villuercas.
La salida de la ruta se realiza desde la plaza con una picota en medio que le daba legalidad judicial siglos atrás, las casas adornadas con macetas dan una ligera idea de la frondosidad de la ruta en una zona donde la mayoría no esperábamos encontrar. El panel de inicio de la ruta junto a la plaza, y a partir de aquí el grupo se pone en marcha ascendiendo hasta la iglesia de Santiago Apostol para descender y salir de la localidad por un camino empedrado entre muros de piedra con pequeñas explotaciones de olivos aunque poco a poco los robles se van adueñando del paisaje.
En continuo ascenso llegamos hasta el pantano de Maruelos, ascendemos una corta pero empinada pendiente para cruzar por la presa y seguir ascendiendo hasta unas casas donde hacemos un giro a la derecha por un camino empinado, enseguida llegamos a un bonito castañar donde hacemos una ligera parada para beber y descansar aunque continuamos enseguida.
































Llegamos hasta un gran castaño con un panel identificativo donde volvemos a parar para las fotos de rigor. Alcanzamos poco después un cruce donde hacemos un giro brusco a la izquierda para seguir ascendiendo ya por una nueva zona de robles, a la izquierda conforme subimos, vemos la sierra de Villuercas y mas al fondo Gredos con el Almanzor como pico mas elevado, seguimos por una pista hasta llegar a una portilla cerrada que encontramos de frente,



















 giro de 90º a la izquierda, seguimos la alambrada en ascenso para llegar a la cima del Venero con un gran vértice geodésico desde donde se pueden ver unas bonitas vistas de la llanura y de alguno de sus embalses.
 Ahora toca descender, el camino un poco menos limpio que las pistas anteriores pero muy agradable, el contacto con el bosque es mucho más intenso, en esta época del año las castañas ya caen de los árboles y asumimos una carga adicional en nuestras mochilas. Una llamada de teléfono anuncia una mala noticia para algunos miembros del grupo que aceleran el paso para volver cuanto antes, asumiendo el riesgo de extravío aunque la ruta se encuentra perfectamente marcada.
Salimos del castañar y cruzamos un paso canadiense y tomamos una pista en descenso que no tenemos que abandonar a pesar de que salen caminos a ambos lados, a la izquierda ya podemos ver Garciaz,
 hacemos un nuevo giro a la izquierda para llegar hasta la carretera donde han construido una cruz en memoria de los vecinos que perdieron la vida por efectos adversos de la naturaleza, no entendemos muy bien esto, aunque podría ser que algún vecino muriera bajo los efectos de un rayo o algo parecido. Junto a la carretera parte un camino a la izquierda con un nuevo paso canadiense, atravesamos un arroyo y llegamos a la ermita de la Concepción que se encuentra en obras, restaurando el pórtico de la misma, atravesamos el puente y entramos de nuevo en Garciaz, por la calle del mismo nombre llegamos de nuevo a la plaza donde tenemos nuestros coches, unas cervezas sin alcohol (para el conductor)por supuesto antes de volver a Mérida, la mayoría del grupo decidió comer por la zona antes de volver.


Acebo-ascensión al Jálama-San Martín de Trevejo

Distancia: 21 km.

Desnivel+: 1.171 m.

Desnivel-: 1.075 m.


Llegamos hasta Acebo sobre las 9:45, desde Mérida hemos partido a las 7:00 parando unos 20 minutos a la salida de Coria para desayunar, hace un magnifico día, tenemos dudas sobre las polainas por el exceso de lluvia que hemos tenido estos días anteriores.
Decido no llevarlas, sobre las 9:55 iniciamos la marcha, cruzamos el bonito pueblo de Acebo situado en plena sierra de Gata, y tomamos la carretera CC 32-2 que seguimos durante aproximadamente 1,5 km. abandonándola por un camino que parte a la izquierda que sigue paralelo a la margen derecha de la Rivera de Acebo,
 cruzamos el regato de la Dehesa de la Escoba y el regato de la Mujer penetrando en un valle entre robles hasta alcanzar la presa del embalse sobre la rivera de Acebo,
 hacemos un pequeño reagrupamiento, el grupo no va muy disperso y enseguida continuamos bordeando el embalse por la izquierda.
Al llegar a una de las colas del embalse, cruzamos un puente de madera y seguimos por un antiguo camino de piedra ahora por la margen izquierda del río, si miramos a la izquierda, vemos a lo lejos la cascada de la Cervigona. Al llegar a una edificación derruida cruzamos de nuevo la rivera de Acebo por un par de maderos y llegamos en pocos metros hasta la “Fabrica de Luz”.
 Hacemos un descanso para tomar algo de alimento antes de comenzar el duro ascenso siguiendo el tubo desde la fábrica de Luz hasta un depósito, un ascenso que parte desde los 640 m. hasta los 940 m. tramo muy empinado y que hizo que el grupo se estirase.
 Al llegar al depósito volvimos a reagrupar, el camino a partir de aquí está bastante perdido y queremos ir juntos, la maleza está alta y alguno podría perderse.
 Al principio lo hicimos así pero luego el grupo se dividió en  pequeños grupos intentando buscar la forma más sencilla de llegar hasta la pista que limita Extremadura con Castilla-León. Al llegar a ella la seguimos hasta un collado de donde parte una pista de escape que tomó uno de los integrantes del grupo por problemas en un abductor al que acompañó otro de los miembros,
 el resto comenzó el ascenso, primero por un amplio cortafuego que se pierde para seguir por una zona sin camino hasta alcanzar un mirador y poco después llegar hasta una antena.
Parada para comer, poco tiempo pues hace viento y frío y enseguida continuamos  el ascenso hasta llegar al “Pozo de la Nevera” con panel explicativo del mismo, existen varios de estos pozos en el norte de Extremadura. De los árboles caen trozos de hielo y escarcha al ser movidos por el viento, tenemos cerca la cima del Jálama, la vemos al fondo.
En 15 minutos estamos en ella, no hay nieve pero si hay bastantes placas de hielo de las que hay que estar al tanto, algunas de ellas se encuentran cubiertas por hierba y son difíciles de ver, las rocas están cubiertas de escarcha, hace mucho frío así que descendemos pronto. El descenso al principio es muy complicado entre maleza, el camino casi perdido hasta alcanzar la parte superior de un cortafuego, a partir de aquí el sendero es vertiginoso hasta la carretera que une El Payo en Salamanca con San Martín de Trevejo en la provincia de Cáceres, justo en el Puerto de Santa Clara. Hay un panel informativo de un Pr con flecha indicadora del viejo camino a San Martin indicando 7,5 km. aunque en realidad no llega a 6 km.
 El camino desde el puerto es muy bonito sobre todo en otoño, circula entre castaños y es la mejor época para verlo cuando la hoja del castaño cambia de color. En mitad del camino hay un castaño bastante espectacular. Bordeamos una pradera donde pasta el ganado, enseguida vemos el pueblo, San Martín de Trevejo, en menos de un kilómetro entramos por sus calles, una hermosa fuente nos recibe donde podemos calmar la sed de la dura ruta, el bonito pueblo mañegu donde se habla el dialecto “A fala” junto a Eljas y Valverde del Fresno, se caracteriza por sus bonitas construcciones y por sus hermosas calles.
Llegamos a la plaza y a la Casa del Comendador y desde aquí a la avenida donde nos espera el autobús junto al bar de “Los Cazadores” donde solemos quedar en esta ruta para tomar unas cervezas y la típica ensalada de bacalao. Sobre las 18:00 partimos de regreso a Mérida.

jueves, 14 de octubre de 2010

RUTA DE LOS MOLINOS DESDE MONTANCHEZ

Distancia: 16,41 km.


Asc. Acum. : 548 m.

Desc. Acum. : 529 m.

Altura máx.: 902 m.

Altura min. : 412 m.

Valoración: 7.5

Señalización: Sin señalizar



He partido de Cáceres esta mañana a las 8:30 para desplazarme a Montanchez con el coche, y he partido de Cáceres por motivos de trabajo. Bastante niebla por la carretera y he tardado un poco mas de la cuenta, el grupo me esperaba en el aparcamiento de la Plaza de Toros de esta localidad cacereña, famosa por sus jamones y su vino de pitarra. Montanchez está situada en un punto estratégico, se cree que la fundaron los vetones, es famoso su Castillo de la época de la Reconquista con su Torre del Homenaje, también es curioso el Campanario pues está separado de la iglesia de San Mateos. Emprendemos la marcha atravesando el pueblo para salir a uno de los caminos empedrados que desciende por la cara norte de la sierra con buenas vistas del llano y de la localidad de Albalá.
 Dejamos este camino para continuar por un sendero que sale a la izquierda, también en descenso pero menos pronunciado que el camino empedrado. Bordeamos la ladera de la sierra entre algunos huertos y casas de fin de semana. El sendero poco después se transforma en pista que abandonamos por un carril a la izquierda, la pista nos llevaría a la carretera y a la localidad de Arroyomolinos de Montanchez, nosotros bordeamos la localidad sin llegar a ella, entre huertos guardados por fuertes muros de piedra.
 Giramos 180º para comenzar a subir por la Garganta de los Molinos pero al principio de ella y en una zona acondicionada con mesas hacer una parada para reponer con algo de comida.
 A los veinte minutos continuamos ascendiendo por un sendero que asciende por la garganta recorriendo uno a uno la treintena de molinos y acequias que aprovechan la fuerza del agua para transformar el grano en harina y que se encuentran en esta garganta y con sus construcciones acondicionadas para pasar perfectamente la noche, la localidad se ha esforzado en reparar estos molinos, esperemos que la gente los respete.
 Atravesamos el río a la altura de uno de los molinos y de una casa situada en sus inmediaciones y comenzamos un corto pero empinado ascenso en zigzag. Al llegar a la parte alta vemos enseguida el castillo que tenemos frente a nosotros, pero en vez de seguir recto para llegar a Montanchez,
 giramos a la derecha al llegar a un bonito bosque de castaños, el camino se encuentra cubierto por  hojas marrones ya que estamos muy metidos en el otoño, vemos unas marcas azules de una ruta local denominada “ruta de donde nace”. Bordeamos Roblegordo por otro bonito camino de piedra entre muros, en continuos sube y baja hasta el nacimiento del río con una bonita cascada a nuestra izquierda.
 Descendemos para cruzar de nuevo el río y ascender por una zona de bancales creados por los agricultores para sacarle partido a la ladera de la sierra, seguimos por la cara norte del pico Montanchez (994 m.) un pico de dos lomos donde destacan sus antenas de telecomunicaciones.
Al llegar a un carreterín asfaltado giramos bruscamente a la izquierda para caminar entre muros que guardan terrenos muy antiguos, es peculiar la entrada de estos terrenos, con dos pilares de piedras cerrados por arriba con una gran losa, la puerta es bastante mas alta que los muros. Llegamos hasta una explotación ganadera y subimos a un pequeño collado con una morra que destaca a la derecha.
 A partir de aquí comenzamos el descenso entre un bosque de castaños y robles hasta llegar a las primeras edificaciones de Montanchez, la piscina y por la primera calle que tomamos llegamos enseguida al aparcamiento y fin de la ruta.

viernes, 1 de octubre de 2010

PR-CC 15 Camino Real (Navaconcejo-Piornal)

- Distancia: 9,8km.


- Tiempo: →3h 24m

               ←3h 05m (dirección contraria)

- Ascenso acumulado: 758m.

- Descenso acumulado: 24m.

- M.I.D.E.: 1 – 2 – 2 – 3

- Cartografía 1:50.000 (576 y 599 del I.G.N.)

- Ruta lineal





Navaconcejo– 450m.
Alojamiento-Avituallamiento-Autobús
Confluencia con el GR 110



Este sendero parte a la altura de una caseta de teléfonos y un parque infantil, acompañado en su inicio por el GR 110.
 Se comienza a caminar por un paseo situado entre la carretera N-110 y el río Jerte, por su margen izquierda. Unos metros más adelante el GR 110 cruza el río para continuar por su margen derecha mientras que esta ruta sigue la margen izquierda. Después de salvar un par de arroyos y dejar una zona de baños junto al río, se cruza la N-110.
Se comienza a ascender por una pista cementada, por el llamado Camino de los Sotillos entre gran abundancia de huertos de cerezos que llenaran el valle de blancas flores durante los últimos días del mes de marzo y principios de abril.
Al llegar a un depósito de agua se toma a la derecha, abandonando la pista cementada, aunque un poco más adelante se toma otra.
 A la derecha se deja la finca de La Casaría y se llega a campos donde los olivos se mezclan con los cerezos.
Conforme se va ascendiendo, comienzan a aparecer castaños. Sobre los 750m. de altitud, se abandona la pista para tomar un estrecho e irregular sendero que bordea la loma del Cancho de las Pilatas hasta cruzar un arroyo con una fuente con pila de piedra.
 Se sigue ascendiendo un poco más y se atraviesa una pista asfaltada. La ruta continúa a media ladera penetrando en la Garganta Bonal, hasta llegar al puente de los Molinos, donde hay un bonito salto de agua.
A partir de aquí encontramos un camino empedrado que se encuentra en perfectas condiciones.
A la izquierda se deja una fuente nueva y más adelante otra denominada Matafrailes. (Cuenta una leyenda que un fraile ascendió por este camino con gran fatiga y murió después de beber su agua.)
Tras varios zig-zags, el camino desemboca en la carretera que sube a Piornal. Un acerado preparado al efecto permite caminar sin agobios durante unos metros junto a la carretera de acceso al pueblo, pero enseguida se entra en la localidad.
Este PR finaliza en la Plaza de las Eras de

Piornal -1.180m
Alojamiento-Avituallamiento-Autobús