Páginas vistas en total

martes, 19 de octubre de 2010

PR-CC 228 Entre sierras, robles y castaños (Garciaz)

DISTANCIA: 18 km.


DESNIVEL +: 550 m.

DESNIVEL –: 550 m.

TIEMPO DE MARCHA CON PARADAS: 4 h. 25 m.

Garciaz, localidad que pertenece a la comarca de Trujillo, Miajadas situada al sur de la sierra de Villuercas.
La salida de la ruta se realiza desde la plaza con una picota en medio que le daba legalidad judicial siglos atrás, las casas adornadas con macetas dan una ligera idea de la frondosidad de la ruta en una zona donde la mayoría no esperábamos encontrar. El panel de inicio de la ruta junto a la plaza, y a partir de aquí el grupo se pone en marcha ascendiendo hasta la iglesia de Santiago Apostol para descender y salir de la localidad por un camino empedrado entre muros de piedra con pequeñas explotaciones de olivos aunque poco a poco los robles se van adueñando del paisaje.
En continuo ascenso llegamos hasta el pantano de Maruelos, ascendemos una corta pero empinada pendiente para cruzar por la presa y seguir ascendiendo hasta unas casas donde hacemos un giro a la derecha por un camino empinado, enseguida llegamos a un bonito castañar donde hacemos una ligera parada para beber y descansar aunque continuamos enseguida.
































Llegamos hasta un gran castaño con un panel identificativo donde volvemos a parar para las fotos de rigor. Alcanzamos poco después un cruce donde hacemos un giro brusco a la izquierda para seguir ascendiendo ya por una nueva zona de robles, a la izquierda conforme subimos, vemos la sierra de Villuercas y mas al fondo Gredos con el Almanzor como pico mas elevado, seguimos por una pista hasta llegar a una portilla cerrada que encontramos de frente,



















 giro de 90º a la izquierda, seguimos la alambrada en ascenso para llegar a la cima del Venero con un gran vértice geodésico desde donde se pueden ver unas bonitas vistas de la llanura y de alguno de sus embalses.
 Ahora toca descender, el camino un poco menos limpio que las pistas anteriores pero muy agradable, el contacto con el bosque es mucho más intenso, en esta época del año las castañas ya caen de los árboles y asumimos una carga adicional en nuestras mochilas. Una llamada de teléfono anuncia una mala noticia para algunos miembros del grupo que aceleran el paso para volver cuanto antes, asumiendo el riesgo de extravío aunque la ruta se encuentra perfectamente marcada.
Salimos del castañar y cruzamos un paso canadiense y tomamos una pista en descenso que no tenemos que abandonar a pesar de que salen caminos a ambos lados, a la izquierda ya podemos ver Garciaz,
 hacemos un nuevo giro a la izquierda para llegar hasta la carretera donde han construido una cruz en memoria de los vecinos que perdieron la vida por efectos adversos de la naturaleza, no entendemos muy bien esto, aunque podría ser que algún vecino muriera bajo los efectos de un rayo o algo parecido. Junto a la carretera parte un camino a la izquierda con un nuevo paso canadiense, atravesamos un arroyo y llegamos a la ermita de la Concepción que se encuentra en obras, restaurando el pórtico de la misma, atravesamos el puente y entramos de nuevo en Garciaz, por la calle del mismo nombre llegamos de nuevo a la plaza donde tenemos nuestros coches, unas cervezas sin alcohol (para el conductor)por supuesto antes de volver a Mérida, la mayoría del grupo decidió comer por la zona antes de volver.


1 comentario: