Páginas vistas en total

lunes, 4 de febrero de 2019

BADAJOZ. Hornachos. Ruta por la sierra y subida a las antenas

3 de febrero de 2018

Distancia: 16,57 km.


Ascenso acum. 826 m.

Descenso acum. 771 m.

Altura max. 909 m.

Altura min. 465 m.

Tiempo de marcha: 5 h. 55 minutos

Señalizacion: Sin señalizar



Aparece el sol aunque la mañana es fría, el humo de las chimeneas de las casas de Hornachos no se eleva por las bajas presiones y crean una pequeña nube que rodea la localidad. Nuestro grupo aparca los coches junto al bar La Parada, todo el mundo se abriga antes de comenzar a caminar.
Hornachos
Subimos las inclinadas calles de este pueblo morisco, hay varios focos importantes que hablan de su pasado con mucha herencia árabe.
Camino empedrado

Camino empedrado
Al llegar a la parte alta cogemos un camino empedrado que se utiliza para subir a su castillo que luce con todo su esplendor con los primeros rayos de sol de la mañana. Pasamos el desvío al castillo, esta vez no toca subir, continuamos por el camino empedrado que llega a una zona de zig zag hasta una bifurcación que cogemos a la derecha para seguir dirección este siguiendo la vertiente norte de la Sierra Grande.
Hornachos y su castillo
 
Castillo
El camino, muy montuno circula entre encinas, alcornoques y jaras que aún no están en periodo floral, aunque lo imaginamos en los meses de abril y mayo.
Gran vegetación de alcornoques y jaras
 Poco a poco va girando hasta llegar a una senda apenas imperceptible que sale a la izquierda, hay que estar atentos porque es fácil dejarla atrás.
Siguiendo la senda cerrada
 Hacemos un alto para reagrupar, la senda está muy cerrada, es una zona donde se vive en profundidad la grandeza de esta sierra con grandes vistas al norte, a los pueblos de Palomas y Puebla de la Reina, al fondo la sierra de Alange y de La Zarza.

Salimos de nuevo a un camino mas accesible que sube por la ladera norte hasta llegar a un nuevo cruce, si seguimos suroeste descendemos de nuevo a Hornachos, nosotros seguimos dirección norte, por una senda más visible, de frente el majestuoso Peñón de Marín.
Peñón de Marín
 
Cruce de caminos
Al llegar al alto, descendemos de nuevo por una senda desbrozada que la han utilizado para puestos de caza, al final llegamos a una alambrada que tenemos que saltar y a una pista principal que va rodeando la sierra, la seguimos a la izquierda para desembocar en una pista asfaltada.
Subiendo al alto de la sierra

Subiendo al alto de la sierra

Camino de descenso
A la izquierda el Pico Hornachos y las antenas situadas en un pico gemelo y toda la sierra cubierta por la jara pringosa. Abandonamos la carretera para comenzar la subida al pico Hornachos, un carril entre jaras con bastante desnivel que hace que el grupo se  vaya estirando, poco a poco vamos viendo las antenas más cerca.
Alcornocal en la zona baja
Llegamos a una nueva bifurcación, a la derecha el camino continua sin subir al pico, a la izquierda el camino sube aunque en el descenso debemos volver a este punto, decidimos subir, el camino llega a la base del peñón, unos grandes escalones nos suben hasta la cima.
Cima pico Hornachos
 
Cima pico Hornachos
Grandes vistas al norte y al sur, merece la pena el ascenso y disfrutar de esta magnifica jornada con un sol esplendido. Después de la foto toca descender, volvemos a la bifurcación y continuamos el camino, en poco tiempo llegamos a la casa que se encuentra al poco de voltear el collado.

Descendiendo por los escalones
 Desde la casa cogemos el Camino de los Corraletes, una senda que circula por el fondo del valle entre una gran pedrera que machaca los pies al final de la ruta.
Casa en el collado
 
Fuente de los Moros
Al final de la pedrera el camino gira al sur, ya por terreno mas amable que desemboca en la Fuente de los Moros, uno de los lugares árabes de los que comentábamos al principio y por un camino empedrado entramos de nuevo en las calles de Hornachos hasta el primer bar que encontramos donde paramos a tomar unas cervezas con sus respectivas tapas, alguna de ellas las migas heredadas de ese pasado árabe de este pueblo, uno de los últimos reductos moriscos de la Corona de Castilla.

domingo, 20 de enero de 2019

BADAJOZ. San Pedro de Mérida-Parque Natural de Cornalvo-San Pedro de Mérida

20 de enero de 2018

Distancia: 15,83 km.

Ascenso acum. 179 m.

Descenso acum. 179 m.

Altura max. 353 m.

Altura min. 270 m.

Tiempo de marcha: 3 h. 20 minutos

Señalizacion: Sin señalizar



La ruta la iniciamos junto a la gasolinera situada en la antigua Nacional V, cruzamos el pueblo de San Pedro de Mérida y cogemos el Camino de Montanchez o lo que es lo mismo el Camino de Cornalvo.

Hay charcos por los caminos debido a la lluvia de la noche anterior, lluvia que riega los olivares plantados a la salida del pueblo.
Dehesa de Cornalvo
 
Ganado en la dehesa
Dejamos un cruce a la izquierda por donde volveremos al terminar la ruta y un poco más adelante vemos a la izquierda la Casa de las Claras, poco antes de llegar al cartel que nos anuncia la entrada al Parque Natural de Cornalvo.

Pasamos un paso canadiense y entramos en zona de ganado vacuno que reposa tranquilamente en medio de la dehesa extremeña plagada de jaras, encinas y alcornoques.



En poco tiempo llegamos al embalse, un grupo de cigüeñas se encuentran junto al agua, no se asustan, están acostumbradas al paso de camiantes que andan por el lago. Un bonito camino entre jaras nos lleva hasta la presa romana del embalse, de este embalse en otro tiempo se surtía de agua la ciudad de Mérida.
Cigüeñas en el embalse

Rodeando el embalse

Embalse de Cornalvo

Presa romana de Cornalvo
Seguimos rodeando el embalse hasta un punto en que abandonamos la orilla del agua para girar al oeste, cruzar la carretera que se dirige al Embalse de la Muela, a la altura de la Casa del Conejo.
Agüjero a la canalización romana

Alcornoque
Seguimos ahora una pista y llegamos a una bifurcación, en el punto donde confluyen hay un agujero que baja hasta una canalización romana de agua. Pasamos a la izquierda, una portilla y ascendemos bordeando un pinar a la derecha, al llegar al alto tenemos buenas vistas de las sierras de Alange, La Zarza y Arroyo y de la ciudad de Mérida.
Bordeando el pinar

Buena vista desde el punto mas alto
Ahora toca descender por terreno semidesarbolado, algunas encinas al principio, luego volvemos a la dehesa.
Terreno semidesarbolado
 Llegamos a un cortijo, los perros nos reciben tímidamente, la gente del cortijo realiza las típicas labores del campo.
Trabajando en el campo
Enseguida llegamos a la carretera del embalse y al Cortijo de Campomanes, uno de los mejores caseríos de la baja Extremadura construido en 1773 en época de Carlos III con una bonita puerta blasonada.
Cortijo de Campomanes

Regresando a San Pedro
Seguimos un camino paralelo a la carretera hasta llegar a la Vereda de la Fresneda, por ella volvemos a reencontrarnos con el camino de salida y volver hasta San Pedro de Mérida.

martes, 15 de enero de 2019

CÁCERES. Campillo de Deleitosa-Robledollano

13 de enero de 2018

Distancia: 16;55 km.

Ascenso acum. 441 m.

Descenso acum. 217 m.

Altura max. 719 m.

Altura min. 371 m.

Tiempo de marcha: 3 h. 25 minutos

Señalizacion: Sin señalizar, al final alguna señal del Sendero de las Villuercas Gr117



Ruta realizada con el club Camino de la Plata, para ello nos hemos desplazado en autobús hasta la localidad cacereña de Campillo de Deleitosa. Mañana muy clara y algo fría, enseguida salimos para entrar en calor.

Seguimos las flechas que indican al Acueducto, el camino desciende por buen camino aunque se encuentra en la umbría y hay zonas heladas por lo que debemos mantener la precaución si no que remos dar con los huesos por el suelo.

 El grupo, bastante numeroso al terminar las navidades tiene ganas de tirar algo de basurilla guardada en los michelines.

Llegamos a un mirador desde donde podemos ver el Acueducto de las Herrerías, y la garganta Descuernacabras.
Vista desde el mirador
Bajamos hasta penetrar en el canal de aguas del acueducto y lo cogemos a la izquierda para ver la compuerta de entrada, volvemos de nuevo sobre nuestros pasos y hacemos el camino inverso siempre por el interior del canal.

Caminando por el canal del acueducto



En una de las curvas se puede ver los arcos del acueducto y junto al río una central eléctrica, es una de las zonas más bonitas. Seguimos caminando por el canal del acueducto y llegando a la zona final transitable tenemos un escape para volver a Campillo y las ruinas de la Herrería.
Arcos del acueducto
 

Al fondo la sierra de Juncaldilla
A partir de aquí, transitar por el canal es mas complicado, hay que salir y entrar para cruzar una zona situada en la umbría donde las capas de hielo hacían algo peligroso algunos pasos.
Presa y charco

Llegamos a una presa donde tenemos un buen charco de agua, desde este punto abandonamos el acueducto para subir un poco hasta un camino que se encuentra un poco más arriba, es el Camino del Robledillo que viene de Campillo de Deleitosa, a la derecha dejamos la sierra de Juncaldilla y llegar a una bonita pradera, estamos en la Vega de los Veratos, donde hacemos una parada y una foto de grupo.
Vega de los Veratos
 Nada más pasar la pradera debemos descalzarnos a pesar del frío y de las capas de hielo para cruzar el primer regato, alguno que no quiso descalzarse probó el agua dentro de sus botas, y un poco más adelante debemos salvar un nuevo arroyo, este sin necesidad de quitarnos las botas. Un desvío a la derecha nos lleva hasta Fresnedoso de Ibor.
Cruzando el regato
Abandonamos la pista principal para coger un desvío a la derecha, cruzar el  Arroyo de Torneros y ascender en zigzag por medio de un olivar hasta llegar al Collado de la Carbonera, ahora el camino sigue manteniendo la curva de nivel por la vertiente sur de la Sierra de la Madera. a la izquierda dejamos una fuente junto a la Casa del Canchal, por el camino vamos viendo alguna señal del Gr117 o sendero de las Villuercas.
Ascendiendo por el olivar
 
Collado de la Carbonera
Abandonamos la pista principal para cruzar una pasarela en malas condiciones sobre el Arroyo del Canchal y tomar un buen camino, volvemos a dejar a la izquierda una nueva fuente la de Los Palos,
Pasarela de madera
 
Aún quedan madroños
poco antes de llegar al camino asfaltado que nos lleva hasta las primeras casas de Robledollano, un cártel informativo de una ruta por las Villuercas nos recibe a la entrada, la iglesia en reconstrucción y el final de ruta.
Iglesia en reconstrucción